MASAJE

Podría interesarte: REFLEXOLOGÍA AROMATERAPIA

El masaje es tanto un arte como una ciencia, en cuanto a arte posee una parte técnica, viva y por ello en constante cambio y adaptación. Sus beneficios han llegado hasta nuestros días evolucionando desde las técnicas más simples para proporcionar relajación y favorecer el sueño, hasta el desarrollo específico de algunas más complejas para aliviar o eliminar dolencias concretas del cuerpo o el organismo.

Técnicamente, es un método de valoración (mediante la palpación) y de tratamiento manual, aplicado sobre la cubierta corporal y transmitido por la presión mecánica de las manos a los diferentes órganos del cuerpo humano Según la indicación y los objetivos de tratamiento propuestos, se pueden lograr efectos que generan acciones directas y/o reflejas sobre el organismo.

La relajación es conseguir un estado de reposo físico y mental, dejando los músculos en completo abandono y la mente libre de toda preocupación. Existen diferentes métodos y técnicas que pretenden buscar la relajación, entre ellas el masaje. Durante siglos se han atribuido al masaje connotaciones propias de cada cultura que han aportado cierto misticismo a la técnica. En la actualidad se conoce con exactitud los mecanismos de actuación del masaje sobre el cuerpo humano. Este conocimiento es fundamental para entender por qué los masajes nos relajan o nos curan.

Los efectos son el resultado de la respuesta fisiológica del cuerpo al ser tocado o masajeado. El primer órgano receptor del masaje es la piel. En la piel se encuentran terminaciones nerviosas que trasmiten al sistema nervioso central las sensaciones producidas por el masaje. Una vez interpretada esta información, el sistema nervioso central activará a distancia mecanismos en muchas zonas del cuerpo.

El término “masaje terapéutico” hace referencia a la modalidad de masaje destinada al tratamiento de procesos patológicos en individuos enfermos o lesionados y la técnica consistirá en una serie de maniobras dirigidas a tratar las molestias o lesiones y se aplican según los hallazgos tras la exploración.

Descripción

Utilizar el tacto es una manera muy efectiva de relajarse, y el masaje en particular, es una forma fiable de aliviar el estrés y relajar los músculos doloridos. El masaje es una terapia que libera tensiones y reduce la ansiedad. Un masaje suave estimula las terminaciones nerviosas de la piel, que trasmiten los mensajes al cerebro a través del sistema nervioso. El cerebro responde liberando endorfinas: unos analgésicos naturales que producen sensaciones placenteras. El masaje ayuda a la relajación puesto que actúa sobre los sistemas que controlan la presión arterial, el ritmo cardíaco, la digestión, la respiración, todo lo cual contribuye a mejorar la salud.

El masaje es un conjunto de movimientos ejecutados con las manos sobre las diferentes regiones del cuerpo y los efectos que se han buscado con su uso son relajantes, estimulantes, terapéuticos y estéticos. Es una forma de estímulo físico, de preferencia, manual sobre el organismo que provoca reacciones biológicas, metabólicas, psicológicas y sociales beneficiosas. Probablemente es la herramienta terapéutica más antigua que el ser humano utilizó para proporcionar/se un recurso natural contra el dolor. Su evolución y uso ha sido paralelo al de la sociedad, hasta convertirse en la técnica de "tacto estructurado" que hoy conocemos. Su empleo por multitud de seres vivos, sobre todo mamíferos le permitió al ser humano observarlo y desarrollarlo. Existen diversos tipos de masaje cada uno con diferentes aplicaciones terapéuticas.